Al navegar por el sitio web, contactar por el formulario o registrarse como usuario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para mejorar tu experiencia de usuario y, en su caso, gestionar compras. | Responsable: DYSTEC Soluciones Tecnológicas, SL | Finalidad: información en respuestas a contacto por formulario, análisis de tráfico y gestión de compras | Conservación: hasta que la finalidad prevista carezca de interés para ambas partes o cuando no sea necesario para dicha finalidad. | Legitimación: tu consentimiento expreso | Derechos: acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos. | Comunicación: no se venderán ni cederán datos a terceros, salvo obligación legal. | Debes aceptar nuestra Política de Uso, Privacidad y cookies
aceptar

A partir de 2008 en DYSTEC conocimos que se estaba comenzando a expandir por Europa una plaga que facilitaba los robos: se trataba de la técnica conocida como "bumping", algo que sabíamos abriría una importante brecha de seguridad en domicilios, empresas y administraciones.

En aquel momento, en lo referido a empresas y administraciones ya les estábamos ofreciendo los sistemas de control de accesos de Winkhaus basados en cilindro electrónico, con lo que ese "problema" estaba cubierto. Sin embargo, ¿qué ocurriría con los domicilios particulares?. Las marcas de cerrajería no veían (o no querían ver, dado que la mayoría de su mercado, todavía hoy sigue siendo el de los cierres mecánicos convencionales) en los particulares un nicho de mercado interesante.

Por entonces apenas se hablaba del bumping y se miraba para otro lado. Algunos interesados nos acusaban en diversos foros de que era "algo que os estáis inventando para meter miedo a la gente y vender". Fuimos contactados en diferentes ocasiones por varios periodistas con curiosidad. Tras diferentes contactos, el resultado era al mismo; no se publicaban entrevistas ni informaciones al respecto, pues recibían órdenes "de arriba": era un tema del que no había que hablar, que creaba "alarma social" innecesaria.

En febrero de 2010 dejábamos constancia en nuestro blog de lo que se avecinaba con el bumping (ver entrada pulsando aquí). 

En 2012 comenzaron a darse casos de bumping en diferentes puntos de España. Las víctimas de esos robos y asaltos estaban asombrados de que no hubiera señal alguna de forzado en las puertas. La policía decía -y solicitaba que así se hiciera- que los robos se hacían "forzando la puerta" o "forzando la cerradura", sin especificar más. Las compañías de seguros comenzaron a desentenderse, alegando que las puertas no se habían cerrado correctamente.

En aquel momento, en nuestro canal de video, colocamos enlaces a algunos de los muchos videos que ya circulaban por Internet en los que se veía cómo se realizaba la técnica de bumping, incluso niños abriendo con facilidad las cerraduras. Quienes en su momento nos acusaron de inventarnos algo para poder vender, ahora nos acusaban de enseñar a robar a los delincuentes. Si no lo enseñabas es que era mentira, si lo enseñabas para demostrar que el problema estaba ahí te convertías en un colaborador de la delincuencia.

Los clientes particulares comenzaron a contactarnos por el desconocimiento reinante. Nuestras soluciones estaban diseñadas para grandes empresas u organizaciones, no para un domicilio particular con entre una y tres cerraduras, a la que luego se le añadieran algunas más de otros familiares.

Lo hablamos con las marcas, que seguían sin ver al particular como un cliente interesante. Y entonces, hicimos una propuesta. Utilizaríamos de forma fragmentada una instalación del blueChip de Winkhaus inicialmente pensada para una gran organización, y la acotaríamos para pequeñas "organizaciones" (las puertas de domicilio). De esta forma, en 2013 decidimos crear esta tienda BOMBINES Y SEGURIDAD, convirtiéndose en la primera tienda europea dedicada a cilindros electrónicos de seguridad para particulares, y en el centro europeo de referencia en materia de nueva cerrajería electrónica de seguridad.

Nuestras recomendaciones fueron escuchadas, y a finales de 2015 la alemana Winkhaus sacaba al mercado blueCompact y TESA ya tenía un sistema autoprogramable. Ya había un par de ecosistemas de bombín electrónico autónomo (sin necesidad de obras ni cableados) y llave electrónica que podrían utilizar los particulares sin necesidad de depender constantemente de terceros. A los bombines electrónicos decidimos ir sumando primero algunas otras soluciones de cierre electrónico, y posteriormente otras soluciones electrónicas de seguridad, todo ello bajo la premisa de auto instalación por parte del cliente y sencillez de uso.

En la actualidad, la palabra "bumping" por desgracia para la seguridad, es ya ampliamente conocida por la cantidad de noticias de robos y asaltos que aparecen en los Medios constantemente. En DYSTEC seguimos donde estábamos, y los años han dejado las pruebas de lo que decíamos y todavía hoy mantenemos: frente al bumping y al ganzuado, que son las técnicas principalmente utilizadas por la delincuencia, la mejor solución es la del bombín electrónico, pues no tiene pitonaje mecánico al que atacar. 

Con lo que nos encontramos ahora es con que, como el precio de un bombín electrónico es bastante más elevado que el convencional, comienzan a aparecer comercios y marcas que ofrecen supuestas soluciones mecánicas "anti bumping" (a un inferior precio) que luego se demuestra que no son tales. Y nosotros seguiremos nuevamente donde estábamos. 

Con la ampliación de catálogo en nuestra tienda, actualmente son muchos los productos que nos envían para que los incluyamos en nuestro catálogo y escribamos sobre ellos. Muchos son productos chinos, y aunque algunos de ellos son soluciones tecnológicamente imaginativas -y que a buen seguro no tardando mucho, los veremos en los mercados-, en este momento desgraciadamente todavía no pasan los estándares de seguridad y comercialización, ni los europeos ni los que nos hemos autoimpuesto en nuestra empresa.

En DYSTEC tenemos claro que no pensamos convertirnos en un "bazar", y podemos presumir de permitirnos el lujo de poder elegir qué productos vender y cuáles no dentro de una misma marca (incluso dentro de primeras marcas), sin admitir imposiciones de catálogo,. Igualmente hemos desestimado varias ofertas para convertirnos en algún centro exclusivo de alguna marca. Preferimos elegir qué es lo que queremos ofrecer al cliente. Para los interesados recomendamos consultar nuestra Política de relaciones con Marcas, Fabricantes y Empresas

Agradecemos tu atención y esperamos resultar de utilidad para mejorar tu seguridad. Por cierto... ¿qué precio pones a tu seguridad, a la de tu familia, a la de tu hogar, tu negocio, tus cosas...?.